Verdaderas esculturas lumínicas es lo que en esta casa han creado desde su fundación. Hoy por hoy, cada pieza de esta casa significa exclusividad y lujo máximo. Esta colección es una pequeña muestra de ese diseño que bien puede llamarse arte.

Cada nuevo año, Brand van Egmond presenta novedades que guardan en su esencia más pura el concepto de casa: un fruto divino que tiene un significado de compromiso con la belleza y la funcionalidad, resultado de una amalgama de conocimientos y experiencias que da vida a las esculturas de iluminación más asombrosas. Su inspiración es sencilla, en sus propias palabras: “Estamos constantemente inspirados por el mundo que nos rodea, las personas que conocemos y los hermosos proyectos de los que estamos invitados a formar parte. A cambio, con frecuencia se nos pide que traduzcamos deseos de iluminación únicos en una realidad que construimos artesanalmente”.

Las marcas de alta gama más importantes del mundo demuestran que el carácter de exclusividad es sello de casa, socios como Louis Vuitton, Chopard y los hoteles Four Seasons han invitado a Brand van Egmond a crear soluciones de iluminación a la medida para sus espacios en varias partes del mundo.

Basta echar un vistazo a la colección Orpheus, para comprender el por qué de estos clientes y amigos. Son algo más que lámparas: piezas maestras de arte lumínico.

Belleza inaudita, by William Brand

Los países bajos han cobijado a Brand van Egmond desde su origen natal. Y es en casa donde William Brand ha dado vida –y luz– a Orpheus, una de las colecciones más eclécticas y hermosas que podemos conocer. Su nombre se toma de Orfeo, uno de los poetas y músicos más legendarios de la mitología griega. Cantaba tan bellamente, que tocó el corazón de todos a su alrededor. El rey y la reina se conmovieron hasta las lágrimas, pero también los pájaros, los árboles e incluso las piedras fueron hipnotizados por su voz mágica. “Hemos encontrado varios objetos de deseo en medio de las ninfas y los árboles, y así, los convertimos en nuevas luces”, dice su diseñador. Una piedra semipreciosa, un mineral dorado y una rosa delicada: todo capturado en un abrazo protector de bronce fundido. Cada lámpara colgante de esta serie es algo tan estéticamente ideal, onírico y poético, que donde esté planeado colocársele, será un canto igual de hermoso para los propios ojos; como un poeta escribiera: “privilegios de la vista”, sin duda.

Versiones

Orpheus-Amethyst

Orpheus-Pyrite

Orpheus- Nymphenburg

*Con información e imágenes cortesía de la marca.

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO