De vez en cuando vale la pena revisitar ciertas obras en las que la iluminación se volvió el centro de atención. Como sucede con este proyecto, en el que Fabbian logra una instalación elegante, funcional y estéticamente perfecta. Sin duda, un complemento idóneo de la arquitectura es esta composición lumínica de la reconocida marca italiana. 

El tiempo ha premiado un buen diseño y el proyecto perfecto en que se insertaría esta grandiosa lámpara candelabro de Fabbian, en el hotel Willemswerf, en Rotterdam. Y aunque no es uno de sus últimos case study, sigue siendo un éxito total y nadie deja de admirar esta pieza en el vestíbulo del hotel.

Fundada en 1961 en el campo veneciano, Fabbian siempre ha sido uno de los principales puntos de referencia en el segmento de mercado de iluminación decorativa, con productos diseñados y fabricados principalmente para residencias privadas y áreas comerciales y laborales. Este aspecto, junto con la más alta tradición artesanal italiana y la mejor calidad, le ha ganado un prestigio internacional y el reconocimiento por parte de arquitectos, así como por las comunidades de diseño de interiores y de iluminación de todo el mundo, no ha sido poco.

Con esa historia es posible ver en los mejores lugares del mundo una lámpara de Fabbian como la de este proyecto tan importante.

Sobria hospitalidad

Extraordinarios proyectos de iluminación se han desarrollado en colaboración con arquitectos de renombre mundial. Esta es una de esas colaboraciones que hacen historia. Se le pidió a Fabbian que decorara el área del vestíbulo alrededor de las escaleras que conducen a las habitaciones del bello y prestigiado Hotel Willemswerf, en Rotterdam. Cuando se le presentó el proyecto a la marca se indicaba que esta área era muy amplia y luminosa. Fabbian propuso una magna luminaria, una araña, que dominaría magistralmente la visualización desde el primer momento de entrar al hotel: mide 180 cm de diámetro y 400 cm como máximo de altura. Utiliza el difusor Tooby de la gama Multispot diseñada por Nanne de Ru, que consta de un tubo de vidrio de borosilicato (Pyrex®), con un elemento cilíndrico en plástico ranurado en el interior para garantizar una difusión uniforme de la luz a lo largo de todo el tubo. Hay 160 puntos de iluminación en total, cada uno equipado con un led regulable. Este accesorio de iluminación se realizó completamente según las especificaciones del cliente, y sigue generando historias cada vez que alguien se hospeda en este lugar. Una lámpara tan elegante y sobria siempre causa una buena memoria. Fabbian tiene el compromiso de hacer piezas lumínicas de la más alta calidad y cumpliendo las más altas expectativas de los clientes más exigentes.

Arch. Powerhouse Company
Ph. Christian van der Kooy
2014

 

Fabbian en una de las marcas aliadas de Diez Company.

*Con información e imágenes cortesía de la marca

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO