The Light Report


Bienvenido a TLR, un espacio que Diez Company ha creado para hablar de lo que tanto nos apasiona, la luz.



Brunch de Hogar y Trabajo en Tiffany´s Francesca Amfitheatrof, primera directora de diseño de la histórica firma de joyería, combina el lujo con un inesperado guiño bohemio que quizás tenga que ver con su reciente llegada a Brooklyn.

POR Eviana Hartman

VER DESDE EL OTRO LADO DE LA CALLE a Francesca Amfitheatrof tomar aire por las mañanas en el balcón de su casa en Brooklyn —una extraordinaria residencia de estilo neorrománico construida en 1889 en el ecléctico barrio de Clinton Hill— es casi como presenciar  una aparición. Sofisticada y hermosa, con un perfil que recuerda a un retrato de John Singer Sargent, su imagen nos remonta a otra época. Pero a pesar de su estilo clásico, la primera mujer en ocupar el cargo de directora de diseño de Tiffany & Co. nos ha demostrado que es una mujer moderna. Su peculiar acento, un tanto difícil de descifrar, es el fruto de una vida llena de aventuras, cultura, arte y viajes. Su padre, de descendencia italiana y rusa, ocupó una alto cargo en la revista Time, lo que le permitió viajar por todo el mundo.

Su madre también lo hacía gracias a su cargo como publirrelacionista de las firmas Valentino y Armani. Por lo mismo, Francesca ha vivido, en distintos momentos, en Tokio, Roma,Moscú, Manhattan y por muchos años, hasta hace poco, en Londres. Su currículum también es reflejo de la diversidad de su vida. Además de crear una línea de joyería que lleva su nombre —piezas creadas con técnicas mixtas que interpretan formas orgánicas con un sentido del humor muy singular y un toque de dramatismo—Amfitheatrof ha llevado su talento a otros niveles al diseñar también colecciones de accesorios para otras marcas (una línea de anteojos para Marni, joyería para Chanel y Fendi, artículos de plata para Asprey ycreaciones para Alessi), y realizar la curaduría en exposiciones de arte, así como asesorar a coleccionistas privados. Francesca llegó a Nueva York el otoño pasado después de su nombramiento en Tiffany, donde ahora está a cargo de un equipo de 20 diseñadores. Antes, vivía en una casona victoriana de cuatro pisos con vista al Hoxton Square de Londres con su esposo Ben Curwin, que trabaja para una incubadora de tecnología, sus dos hijos y dos perros. Con el cambio repentino y el ciclo escolar estadounidense a punto de comenzar, decidieron buscar una casa en renta en línea; en una semana, estaba firmando el arrendamiento. “Yo conocía muy poco Brooklyn”, dice Francesca, “pero tenía claro que quería algo que tuviera el feeling del este de Londres. Siempre he vivido cerca de artistas y gente creativa”.

 


<<< VOLVER




Something is wrong.
Instagram token error.