Desde hace varios años, Quasar se ha preocupado por equipar a sus lámparas con la mejor luz disponible, la más avanzada y de diseños que se adecuen naturalmente a su entorno. Esta novedosa pieza de inspiraciones marinas no es la excepción.

Una marca como Quasar y sus altos estándares es sello de calidad y garantía. Así lo demuestran sus números: 75 % de su producción está destinada a importaciones. Justo buscan crear piezas iluminativas que convenzan por su funcionalidad, al igual que su belleza de altos vuelos. Ejemplo perfecto de esta diversidad y libertad creativa es Anemone, cuya idea se inspira, como dicen sus propios creadores, en esos “secretos que guardan los arrecifes marinos”. Movimientos que inspiran estas formas magníficas cuya apariencia lúdica la da el material del que están hechas: cuerdas de alambre de lo más selecto del mundo.

Un debut oceánico

La nueva adición de Quasar a su colección es esta lámpara colgante, Anemone, cuyas formas estéticas son tomadas del océano para debutar en Euroluce 2019 con gran éxito. Con su atrevido diseño, la luminaria refleja la elegancia y la grandeza de las clásicas arañas de cristal del Imperio francés, pero con un moderno twist inspirado por el mundo submarino. Perfectamente adecuada para lo moderno, sin duda, su singular figura es ideal para elegantes espacios comerciales, de trabajo, hotelería o residenciales. Anemone está signada por la reconocida diseñadora rusa Malika Nova en conjunto con la marca.

Quasar es una de las casas de diseño aliadas de Diez Company y varios modelos de sus colecciones están disponibles en su catálogo.

10 mayo, 2019

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO