Una colección de réplicas de obras de arte de una artista-arquitecta contemporánea de gran renombre se unen a esta colección de Seletti, n la que varios artistas han signado piezas que se trasladan del mundo “onírico” de la creación, a algo más terrenal, para funcionar como objetos decorativos de primera línea.

Una marca cuya misión es ser ese lugar encantador que une al diseño con el pop art da cabida a todas las expresiones posibles del diseño, con especial énfasis en el mundo de la luminosidad, pero igualmente en piezas de decoración interior de un corte muy interesante. Desde su primer año en 1964, Seletti en Cicognara, Mantova, ha seguido su principio de servicio de máxima profesionalidad e investigación en una lucha constante por mejorar la innovación y la originalidad. La empresa se centra en proyectos de diseño y en la característica creativa de excelencia italiana.

Las colecciones que contienen arte mezclado con íconos de la vida diaria, envían un mensaje de forma y función, transmitiendo una visión de un estilo de vida único, personal y divertido. Ejemplo claro es esta serie que Seletti presenta con réplicas trabajadas en resina de algunas de las sensuales esculturas de plastilina de Tatiana Brodatch, dentro de su línea Seletti Museum, cuya misión es la existencia de un punto de unión entre el arte y el diseño. Sin duda, un proyecto revolucionario, vanguardista y que sigue generando reconocimiento, que hace, además, un guiño a la experimentación. Los artistas emergentes, junto con los más experimentados, crean piezas únicas, conmemorativas, modernas; objetos icónicos que simbolizan un mecenazgo nuevo e ilustrado.

Un pequeño universo de diseño y arte

Caras sin rasgos, con looks muy penetrantes es la característica principal de estas piezas. La relación con el otro, las reflexiones personales, dudas y vacilaciones típicas de la naturaleza humana se vuelven tangibles y reales, creando un aura vibrante que parece viva, alrededor del contorno del cuerpo, tan perfectamente imperfecto.

Sobre la artista

Tatiana Brodatch nació y creció en Moscú. Se graduó en el Architectural Institute y trabajó como arquitecta durante 15 años, entre Moscú y Milán, contribuyendo en la fabricación de edificios galardonados, publicados en varias revistas especializadas. Aunque es aún una apasionada de su profesión, la creadora no se detiene y busca una forma más directa e inmediata de expresarse. A partir de 2013, se embarcó en un viaje artístico. La espontaneidad encuentra el alivio perfecto en la plastilina, un material adaptable que no se endurece, con el que Tatiana crea personajes sin rostro, portadores de sentimientos universales. Estos cuentan la relación con el otro, las reflexiones personales, las dudas y las inquietudes típicas de la naturaleza humana de la artista, a través de esculturas, fotografías y videos. Desde 2015, Tatiana vive y trabaja en su estudio en Milán.

Seletti es una marca aliada de Diez Company, cuyas piezas lumínicas están disponibles dentro de su catálogo.

*Con información e imágenes cortesía de la marca.

 

RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO