The Light Report


Impulsora de la arquitectura interior moderna, Charlotte Perriand entendía los muebles como objetos funcionales, más que artísticos, y vinculados a la estructura doméstica, más que autónomos. Bajo esta premisa, más que arquitecta, fue una artista y visionaria que impulsó la modernidad en la decoración de interiores. La diseñadora francesa entendía la casa como una unidad intrínsecamente ligada al estilo de vida del usuario. Mujer independiente y viajera global, dio vida al diseño contemporáneo a través de objetos icónicos y auténticos.

El desplante de Le Corbusier

Nacida en París, el 24 de octubre de 1903, Charlotte Perriand estudió diseño de mobiliario en la Ecole de l’Union Centrale des Arts Décoratifs. De acero cromado y aluminio anodizado, su Bar sous le Toit la dio a conocer en el Salón d’Automme de 1927. Apenas tenía 24 años. Ese mismo año estableció su propio estudio de arquitectura y mantuvo su autonomía con respecto a los arquitectos con los que colaboró estrechamente: Le Corbusier y Pierre Jeanneret. Ya octagenaria, ella contaría que al presentarse en el estudio del afamado arquitecto, él le espetó: “Aquí no bordamos cojines”. 

Coherencia y funcionalidad

Pivotante à Poser.

No obstante el desplante, fue una colaboradora cercana del arquitecto. Y a partir de esa alianza, la percepción del espacio interior se modificó. Ahora se entendía bajo el principio de una coherencia total entre arquitectura, mobiliario e interiorismo, con énfasis en la funcionalidad. Su carrera se extendió por tres cuartos de siglo, durante los cuales participó en proyectos desarrollados en cinco continentes. Sin embargo, fue en la Saboya francesa donde Charlotte Perriand desarrollaría uno de sus hitos arquitectónicos: al estación de esquí Les Arcs.

Austeras pero completas

Silla Indochine.

Encajado en la montaña, Charlotte Perriand proyectó y construyó las tres estructuras del complejo invernal. Situados a 1600, 1800 y 2000 metros de altitud, los edificios de Les Arts debían alojar a 18,000 personas. Ahí puso en práctica los descubrimientos que hizo en sus exploraciones sobre prefabricación, estandarización, industralización y materiales alternos. El resultado fueron estancias austeras en las que no faltaba nada, incluidos cocinas abiertas y baños prefabricados. 

Chaise longue y taburetes

Chaise Longue.

Minimalista de corazón, una de sus primeras innovaciones fue el diseño de mobiliario con materiales más propios de un auto, como el acero. Su famosa chaise longue basculante destaca por los tubos de acero de su estructura. Esta pieza, como sus taburetes de tres patas y la mesa pétalo han sido copiados hasta la saciedad. Por otro lado, las piezas de iluminación que diseñó Charlotte son atemporales, funcionales y minimalistas. Son lámparas de un arquitecto que juegan con los volúmenes y las dimensiones. 

Lampe de Bureau

Lampe de Bureau.

Concebida por Charlotte Perriand en 1965, Lampe de Bureau recibe una actualización de la mano de Locatelli Partners. La luminaria de Nemo representa un ejercicio de racionalización de la lámpara de mesa tradicional. El tallo de aluminio gris está anclado a una base elevada más oscura. Por otra parte, el difusor que emite luz difusa está elaborado en cristal prensado diáfano. Los acabados disponibles para la pantalla son: gris, verde, azul y rojo.

Potence Pivotante

Potence Pivotante.

Por otra parte, Nemo también editó Potence Pivotante, de Charlotte Perriand. “Diseñé una lámpara giratoria con largos tubos ensamblados en forma de L invertida, para llevar el cable eléctrico desde el interruptor hasta la bombilla”, explicó. Por otra parte, Pivotante à Poser es una lámpara de mesa cuya salida de luz se ajusta mediante la apertura o el cierre de los paneles laterales.  

Applique Cylindrique.

Encuentra productos de Nemo en Diez Company Shop.